Motivación

 

 

Charlas Motivacionales

 

 

Las charlas “motivacionales” en realidad son Charlas de Animación. El animar y entusiasmar no se sostiene en el tiempo; por lo que obligatoriamente tendrá que realizarse periódicamente.

 

Tampoco se sostienen los motivos temporales o transitorios, como por ejemplo tener ingresos, adquirir experiencia, levantar el nivel social, etc.

 

La única motivación que no decae con el tiempo es la que responde a un objetivo vital, porque se alimenta de la satisfacción de trabajar por ese objetivo, Esto es lo que genera la auto-motivación; y lo hará teniendo como medio a la empresa, o sin ella.

 

La motivación en la labor que realiza no se producirá por más análisis o charlas se realicen, pues no es posible entregarle motivación en un objetivo que no le es propio.

 

Hay que detectar en la persona hacia dónde se focalizan sus energías (vocación), y que éstas queden en línea con el servicio que la empresa presta a la comunidad.

 

La pasión no se genera por estimulación externa, ni siquiera por decisión propia; la genera la vocación.

 

 

 

 

 

 

 

La vocación es el objetivo que focaliza la fuerza, inspiración y satisfacción necesaria para superar los obstáculos y mantener una motivación de largo aliento.

 

Al igual que el talento, vocación es inherente a la persona y lo que hay que descubrir. Una vez descubierto el talento y la vocación, el proceso se desencadena en forma personal y autónoma.

 

Este enfoque que parece más cerca de la filosofía que de lo laboral, es imprescindible si queremos contar con el talento y la pasión de las personas.

 

 

 

 

Remuneración, Incentivos y Compensaciones

 

 

 

En gente con vocación, la remuneración, los incentivos y compensaciones no deben ser usados   como motivación para el objetivo a lograr, sino como una mejora de las condiciones en que se trabaja.

La remuneración como primer objetivo entorpece la motivación a la creatividad. Por qué? porque la creatividad viene asociada a una vocación, que es un aporte que se le quiere hacer a la vida, necesita sentirlo así, es lo que lo motiva, y al poner el enfoque en la remuneración, se empaña ese sentir.

 

Tampoco la empresa podrá condicionar una labor a la máxima rentabilidad, sino a obtener el mejor servicio a la comunidad; si no, terminará por perderlos.

 

volver

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ©